Skip to main content

Jugar con tu bebé

Playing With Your Baby

Ver la alegría en sus ojos y oír su risa son razones suficientes para disfrutar jugando con tu bebé. Sin embargo, hay una razón aún mejor para disfrutar los juegos con él: también favorecen su desarrollo.

A los tres años nada más, se habrá formado el 85 % de su cerebro. Las experiencias que son repetitivas, constantes, previsibles y educativas pueden favorecer el desarrollo saludable del cerebro de tu pequeño, pero la experiencias nuevas y diferentes, como las que se adquieren durante el juego, también son importantes para conformar su desarrollo.

Al jugar con el bebé, estimulas todos sus sentidos: sus ojos, sus oídos, su nariz, sus manos, su boca... esas son las herramientas que va a utilizar para explorar el mundo y aprender.

Para estimular todos sus sentidos, puedes probar algunos de los juegos que te indicamos a continuación.

Imitación

Los bebés aprenden a hablar imitando los sonidos que hacemos. Los estudios demuestran que los bebés a los que se habla tienen un vocabulario más amplio a los dos años y que del número de palabras que tu bebé haya escuchado hasta los tres años dependerá su futuro éxito académico.

Anima a tu bebé a que interactúe contigo murmurándole palabras tiernas y hablando con él. ¡No te olvides de felicitarle para que te imite! Cuando le leas un cuento, enséñale cómo pasar de página o que al pulsar un botón se hace un ruido, como el «cua cua» de un pato.

Cu-cu

Cuando estás vistiendo o cambiando el pañal a tu bebé, puedes jugar al «cu-cu». A principio, mostrará su alegría prestándote toda su atención. A medida que crezca, es posible que sonría, haga sonidos y lance las piernas al aire. Sobre los 9 meses, empezará a encontrarte y a quitarse el pañal o la ropa.

Cantar y bailar

Si tienes una canción favorita que tu madre te cantaba, continúa la tradición y cántasela a tu bebé. No te sientas coartada por tu voz. A tu bebé le encanta escucharte. Baila mientras cantas para mantener su atención. Escucha con él distintos tipos de música para descubrir cuál el gusta más.

Jugar a la pelota

Una pelota es un juguete ideal para que tu bebé pueda explorar con todos sus sentidos. Si puedes, dale una pelota con muchos colores y texturas distintas. Anímale a que juegue con la pelota y que la haga rodar hacia delante y hacia atrás. Déjale que descubra lo que puede hacer con la pelota. Sal al aire libre y haz que rebote contra una pared o el suelo.

A medida que tu bebé crezca, aprenderá a usar su cuerpo para explorar el mundo. También comenzará a alcanzar y agarrar objetos y podrá interactuar con sus juguetes de diferentes formas.

Cuando tenga nueve meses, entenderá la relación causa y efecto, así que será capaz de comprender que, si pulsa un botón en su libro, un pato hace «cua cua». Además, va a entender que las cosas siguen existiendo aunque él no las vea. Tú sigues estando detrás de su camisetita aunque no pueda verte.

Al cumplir su primer año, se comunicará contigo a través de gestos, expresiones faciales, sonidos e incluso, quizá, algunas palabras. 

Volver Arriba