Skip to main content
Search

Cuando empiezan a andar los bebés

How Babies Learn to Walk

Antes de que te des cuenta, te estarás preguntando cuando empiezan a andar los bebés. Este hito en su desarrollo requiere de tu apoyo y atención, y también que adoptes algunas precauciones para su seguridad.

¿Cuándo empiezan a caminar los bebés?

La mayoría de los bebés empiezan a andar entre los 9 y los 12 meses, pero no te preocupes si tu bebé lo hace un poco después: muchos niños no dan sus primeros pasos hasta los 16 o 17 meses. No obstante, si crees que tu bebé se está retrasando mucho, coméntalo con tu médico.

¿A qué edad empiezan a gatear?

Antes de aprender a caminar la mayoría de los bebés empiezan gateando, aunque los hay que se saltan esta fase y pasan directamente a ponerse de pie y, finalmente, andar. No se ha establecido con exactitud a qué edad empiezan a gatear los bebés, pero normalmente es entre los 7 hasta los 10 meses aproximadamente.

El gateo es un paso muy importante en el desarrollo del bebé, ya que le permitirá una adquisición de autonomía que le permitirá explorar el entorno que le rodea por sí mismo.

Si tu bebé es todo un experto gateando, es posible que intente actividades más difíciles como subir escaleras gateando. Aunque subir escaleras puede ayudarle con conceptos como «altura» y «profundidad» y a desarrollar el sentido del equilibrio, por razones de seguridad es importante instalar cancelas para que no pueda intentar subir las escaleras sin que tu estés allí para ayudarlo.

Primeros pasos del bebé

Los bebés más inquietos intentan ponerse de pie y dar unos cuantos pasos aferrándose a los muebles. Si tu bebé se siente cada vez más seguro, pronto descubrirá cómo desplazarse por una habitación apoyándose en los muebles para mantener el equilibrio. Aprender a desplazarse así es la última habilidad física que tu bebé necesita dominar para comenzar a caminar sin ayuda. Anímale para que se desplace apoyándose en los muebles y, luego, para que ande agarrándose a tus manos. Enséñale a doblar las rodillas para sentarse. Si llega hasta su juguete favorito desplazándose por sus propios medios por la habitación, no te olvides de felicitarlo.

Convierte tu hogar en un lugar seguro para tu hijo

A medida que tu bebé adquiera movilidad, asegúrate de que tu hogar es un lugar seguro para él. Cuando un bebé se desplaza aferrándose a los muebles o ya anda, puede hacer muchas travesuras. Además, como tu bebé utiliza las manos, las piernas y los pies para desplazarse, es mucho más probable que se ensucie, que su piel se reseque por la fricción adicional que se produce al caminar y que se haga pequeños cortes o rasguños más fácilmente.

Es importante evitar que tenga una caída brusca, ya que esto podría asustarle y evitar que siguiera intentando caminar. Como sabemos que es muy difícil evitar este tipo de caídas, lo que debes hacer es quitarle importancia, para que tu pequeño se tranquilice, ¡volverá a andar antes de lo que te piensas!

Para mantener limpio a tu bebé de forma rápida y sencilla, humedece una esponja y usa Baño Johnson’s® baby Cuidado Completo para asearlo con delicadeza y mantenerlo limpio hasta la hora del baño. Usa un limpiador suave e hidratante para bebés cuando lo bañes, como el Jabón Líquido Johnson’s® baby Baño Hidratante.

Para mantener hidratada la piel de tu bebé después del baño, prueba una loción hidratante suave como la Loción Johnson’s® baby.

Basado en el contenido de Johnson’s® Your Baby & Toddler, from Birth to 3 Years, DK Publishing Inc., 2004

Volver Arriba