Skip to main content

Guia de Massagem para Bebés: Mais de Seis Semanas

Guía de masaje para bebés de más de seis semanas

Baby Massage Guide: Six Weeks Plus

Guia de Massagem para Bebés: Mais de Seis Semanas

A partir de las 6 semanas, tu bebé comienza a ser mucho más receptivo, y puede estar más tranquilo y preparado para un masaje más completo. Esto te dará aún más oportunidades de reforzar los lazos con él y estimular sus sentidos, haciendo que los masajes signifiquen muchísimo más.

Los masajes son una forma estupenda de comunicaros y de empezar a jugar y divertiros juntos. A continuación te indicamos una serie de movimientos nuevos que puedes incorporar a tu rutina de masajes en el recién nacido.

Barriguita

Barriguita

Masajear la barriguita es una forma estupenda de hacer que el bebé se sienta seguro y a salvo, y de ayudarle a aliviar molestias digestivas, como los cólicos y el estreñimiento.

Si ves que al bebé le gusta, puedes hacerle una serie de suaves caricias en la barriguita, primero con una mano y luego con la otra.


Dile «Te quiero» en la barriguita

Dile «Te quiero» en la barriguita

Comienza por colocar una mano sobre su barriguita.

  1. Con la mano derecha, haz un único movimiento descendente en la parte izquierda de la barriguita del bebé (tu derecha).
  2. Realiza una «L» lateral, desde la derecha hacia el lado izquierdo del niño.
  3. Después, realiza un movimiento de «U» invertida, desde la parte inferior derecha del bebé hacia arriba y luego en horizontal y hacia abajo en la parte izquierda de la barriguita. Repítele «te quiero» mientras haces esos movimientos.

Pecho

Pecho

Los masajes suaves en el pecho pueden ayudar a aliviar los problemas de congestión del bebé. Al acariciarle el pecho, puede que necesites parar y compartir las sensaciones con tu hijo, dejando descansar tus manos sobre su cuerpecito.

Con ambas manos en la parte central del pecho, haz un movimiento hacia los laterales como si estuvieras alisando las páginas de un libro. Sin interrumpir el contacto visual con él, desliza las manos hacia abajo, haz un círculo y vuelve al centro.


Relajar a través del contacto físico

Relajar a través del contacto físico

A cualquier edad y en cualquier momento se puede usar el contacto físico para relajar al niño durante el masaje. A veces los bebés pueden acumular mucha tensión en sus cuerpecitos y esta técnica aplicada a los brazos y a las piernas les ayuda a relajarse.

Con tu mano, abarca suavemente el contorno del brazo o la pierna del bebé y pídele que se relaje. Dile «relájate» con un tono de voz tranquilo. Cuando veas que el bebé responde, muéstrale que te alegras con una sonrisa y un beso.


Manos

Manos

Esta técnica de masaje es estupenda para enseñar a tu bebé a relajar las manos. Ábrele la manita con las yemas de los dedos pulgares, masajea cada dedito entre tu pulgar y tu índice, y termina acariciando el dorso de la mano desde la muñeca hasta las yemas de los dedos.


Cara

Cara

Los masajes de la cara pueden ayudar al bebé a aliviar la tensión acumulada al mamar o llorar y por las molestias de la dentición.

Como los bebés imitan tus movimientos y expresiones, es un buen momento para miraros a los ojos y disfrutar de este ratito juntos. Dibuja pequeños círculos con la yema de los dedos alrededor de su mandíbula.


Espalda

Espalda

Además de su efecto relajante, los masajes en la espalda del bebé pueden reforzar el cuello, los hombros y los brazos cuando el bebé levanta la cabeza. Existen muchas formas distintas de colocar al bebé para que le empiece a gustar estar boca abajo. Podrás aprender estas posiciones en las clases de cómo dar masajes a bebés.

Con el bebé boca abajo, empieza colocando las dos manos juntas en la parte superior de la espalda, formando un ángulo recto con la columna. Mueve las manos hacia delante y hacia atrás, cada una en un sentido, bajando por la espalda hasta las nalgas, subiendo a continuación hasta los hombros y volviendo a bajar. A continuación, realiza un movimiento descendente desde el cuello hasta los pies del bebé.

Gracias a los masajes, puedes conocer mejor cómo se comunica tu bebé y te dará ideas para cuidarle durante sus primeros meses de vida. Juntos descubriréis lo que es mejor para ambos. Es importante que tengas en cuenta que el masaje es algo que haces con tu bebé y no algo que haces a tu bebé.

Los movimientos que hemos indicado para dar los mensajes se basan en MASAJE INFANTIL: guía práctica para el padre y la madre, de Vimala McClure, fundadora de la Asociación Internacional del Masaje Infantil.

Esta asociación es una organización sin ánimo de lucro y no apoya ningún producto.

Te recomendamos que aprendas de un experto en masajes a bebés para conseguir que tus masajes aporten todos sus efectos beneficiosos. Acudir a un grupo de masajes para bebés es una forma ideal de aprender a dar masajes a tu bebé de forma segura.

La Asociación Internacional del Masaje Infantil (IAIM) lleva enseñando más de 25 años a padres de todo el mundo. Si deseas más información, consulta www.iaim.net.

Crear un vínculo emocional a través de los masajes

Demuéstrale cuánto le quieres utilizando el primer lenguaje que capta tu bebé, el tacto

Volver Arriba