Skip to main content
Search

Cómo cuidar los dientes de leche

Aunque los primeros dientes de tu hijo no serán los definitivos, es importante que los mantengas limpios. Cuando las bacterias presentes de forma natural en la boca de tu hijo se combinan con los azúcares que contienen los restos de alimentos que quedan en sus dientes se produce un ácido que ataca el esmalte dental; es entonces cuando se forman las caries.

Enseñar a tu pequeño a que cuide sus dientes te da otra gran oportunidad de crear lazos con él y, al mismo tiempo, te ayudará a que las visitas al dentista sean más fáciles y a inculcarle hábitos dentales saludables desde sus primeros años de vida.

Cuando debes lavar los dientes a tu pequeño

Los dientes deben lavarse al menos dos veces al día. Lo ideal es hacerlo después del desayuno y después de la cena, pero el momento más importante es antes de acostarse porque las bacterias que causan las caries crecen sobre todo por la noche.

Cómo lavar los dientes de tu pequeño

  • Recurre al sentido de independencia de tu hijo (solo los niños grandes pueden cepillarse solos los dientes), dale un dentífrico que tenga buen sabor y un cepillo de dientes pequeño y suave, y despertarás su entusiasmo, como cuando le regalan un juguete nuevo.
  • Utiliza una cantidad pequeña de dentífrico que contenga flúor. Demasiado flúor podría causarle manchas permanentes en los dientes.
  • Es posible que tienda a cepillarse solo la parte delantera, así que tendrás que recordarle que tiene que darse también en los dientes escondidos dentro de su boca.
  • Enséñale a enjuagarse bien con agua y luego cepíllale tú los dientes minuciosamente, alcanzando todos los recovecos de su boca porque ellos no suelen darse en ellos. Cuando tenga ya 7 u 8 años será capaz de cepillarse los dientes sin ayuda.

Cuándo debes llevar al dentista a tu pequeño

Ahora es el momento de que tu pequeño se acostumbre a ir al dentista cada 6 meses para que le hagan revisiones. Haz todo lo posible para que le resulte divertido. Si está nervioso, siéntale en tu regazo en la silla «mágica» para que el dentista pueda echar un vistazo al interior de su boca.

Volver Arriba