Skip to main content
Search

Algunos datos sobre la piel de tu bebé

Además de ser increíblemente suave, la piel de un recién nacido es su escudo contra el mundo exterior, un arma extraordinaria y esencial pero que también necesita protección. Cuando cuidas la piel de tu bebé, también interactúas con todos sus sentidos, alimentando tu vínculo emocional con él y favoreciendo su desarrollo saludable.

Más de un siglo de experiencia en el cuidado de la piel de los bebés

Cuando te dedicas al cuidado de la piel de millones de bebés en todo el mundo, es importante comprender bien que hace que su piel sea tan especial.

Durante más de 120 años, Johnson’s® se ha dedicado a realizar investigaciones científicas sobre la piel de los bebés. Hemos propiciado el 90% de las publicaciones sobre el tema y, en los últimos cinco años, hemos publicado más estudios sobre la piel de los bebés que ninguna otra empresa mundial dedicada al cuidado de la piel. Johnson’s® fue la primera en estudiar los cambios en la piel del recién nacido desde su nacimiento, la primera en evaluar productos en distintos grupos étnicos y la primera en desarrollar mediante investigaciones científicas una fórmula que hace que nuestros productos, por su delicadeza, puedan usarse en zonas próximas a los ojitos de los bebés (la fórmula conocida como NO LLORES MÁS®).

Algunos datos científicos sobre la piel de tu bebé

La piel de tu bebé desempeña un importante papel en el mantenimiento de su salud y en la defensa frente a irritantes, gérmenes y bacterias. La piel también regula la temperatura interna de su cuerpo y es una herramienta para que explore el mundo a través del tacto.

La piel de tu bebé es diferente de la de un adulto. Puede parecer perfecta, pero es muy delicada y necesita protección y cuidados especiales durante su primer año de vida. Si la comparas con la de un adulto, la piel de un bebé:

  • Es entre un 20 y un 30% más fina.
  • Se seca más fácilmente.
  • Es más propensa a las alergias y a las irritaciones.
  • Absorbe más humedad, pero la pierde más rápido.

Como la piel del bebé es más delicada, necesita mayor protección frente a los cambios ambientales y evitar el uso de productos agresivos. Por eso, es importante que para el cuidado de la piel de tu bebé uses un jabón y una loción hidratante suaves, especialmente pensados para los más pequeños, como Johnson’s® baby Baño Cuidado Completo y Johnson’s® baby Loción Cuidado Completo.

Datos científicos interesantes sobre los bebés

¿Sabías que los bebés sudan menos que los adultos? Esto afecta a su capacidad para reducir su propia temperatura corporal. Por eso debes tener cuidado si expones a tu pequeño al calor.

Tanto cuando limpias la piel de tu bebé como cuando le aplicas una loción hidratante, no estás solo ayudando a mantener su piel limpia. Estos rituales diarios pueden tener un significado mucho más importante cuando se estimulan varios sentidos, como el del olfato y el del tacto. Si combinas unos olores agradables con tu tacto amoroso, puedes crear en tu pequeño recuerdos que perdurarán toda su vida.

El cuidado de la piel del bebé

Consejos para el cuidado de la delicada piel de tu bebé

Volver Arriba