Skip to main content
Search

Los ojos, los oídos, la nariz y las uñas de tu bebé

Baby’s Eyes, Ears, Nose & Nails

Esos deditos tan perfectos en sus manitas y en sus piececitos; esos ojos, orejitas y naricilla tan perfectos... Es importante que los mantengas limpios y sanos. Aquí te damos algunos consejos para que lo consigas.

Tu tacto es mucho más

Limpiar los ojos, los oídos y la nariz de tu pequeño y cuidarle las uñas puede significar mucho más. Hasta estos pequeños rituales tienen el poder de ayudarte a crear un vínculo afectivo con tu bebé. Tocar a tu bebé le hace más seguro de sí mismo y favorece su capacidad para relacionarse con los demás, al tiempo que propicia su desarrollo como un niño sano y feliz.

¡La seguridad ante todo!

No pongas nunca nada directamente en los oídos, los ojos o la nariz de tu bebé. Limpia cualquier sustancia que tenga en los ojos, la boca, la nariz o el oído externo con una bolita de algodón suave humedecida.

Los oídos del bebé

Tu misión es que la parte externa esté limpia. Es cierto que en la farmacia encontrarás muchas sustancias y productos para limpiar el interior del oído, pero solo tu médico puede decirte si debes usarlas.

Una buena opción para limpiar los oídos es un producto fabricado especialmente para los bebés, como los Bastoncillos Johnson’s® baby. Están pensados especialmente para que no introduzcas la punta de algodón a demasiada profundidad en los oídos de tu bebé. Ten mucho cuidado al limpiar los oídos de tu bebé; limpia solo la parte que puedes ver, no introduzcas nunca nada en el interior del conducto auditivo ni de la nariz.

PRECAUCIÓN: Cuando los utilices en el oído, no los introduzcas en el oído interno; retira suavemente la suciedad y la cera visible alrededor de la superficie externa del oído. El uso incorrecto pueda causar daños. Este producto no es un juguete.

Los ojos del bebé

Sujeta la cabeza de tu bebé y límpiale suavemente la zona alrededor de los ojos con una bolita de algodón humedecida en agua templada. Utiliza una bolita de algodón sin usar para cada ojo y limpia siempre desde el borde interior del ojo hacia afuera.

La nariz del bebé

Si tu bebé está congestionado, puedes hacer algunas cosas para aliviarle. Consulta con tu pediatra si puedes usar una gotas nasales de suero fisiológico o una pera de agua (para aspirarle los moquitos) para aliviarle la congestión.

Puedes utilizar una bolita de algodón humedecida para limpiarle suavemente los moquitos alrededor de la nariz, teniendo cuidado de que no se le metan en la nariz. Para la irritación debajo de la nariz o alrededor de ella, puede utilizar un protector de la piel formulado para bebés.

Las uñas del bebé

Corta las uñas de tu bebé regularmente para evitar que pueda arañarse y también para impedir la propagación de infecciones, ya que las uñas pueden albergar suciedad y gérmenes. Córtaselas inmediatamente después del baño, que es cuando están más blanditas. Usa unas tijeras de punta roma o un cortauñas para bebé que tenga una lupa acoplada para poder ver mejor las uñas. Sigue la línea natural del dedo, separando la yema de la uña para no cortar la piel del dedito.

Si tu bebé está asustado, prueba:

  1. a cortarte tú las uñas primero, enséñale lo divertido que es
  2. a distraerle con una canción como «Los cinco lobitos».
Volver Arriba