Skip to main content
Search

Cómo bañar al bebé

How to Bathe Your Baby

La hora del baño, entre burbujas, chapoteos, gorgoritos y risitas, es el momento perfecto del día para estimular los sentidos de tu bebé y fortalecer vuestros vínculos afectivos. Sigue nuestra sencilla guía paso a paso para aprender lo fundamental o algunos trucos que quizá no conozcas.

La hora del baño es mucho más

Cada año, los productos Johnson’s® baby se utilizan en aproximadamente 8.000 millones de baño en todo el mundo. La hora del baño es uno de nuestros rituales favoritos, porque el baño no solo relaja a los bebés, también te da a ti una pausa para reforzar tu vínculo con el bebé y jugar con él después de un día ajetreado, y te permite estimular el sentido del olfato y del tacto de tu pequeño.

Diversos estudios han demostrado que tocar al bebé de forma habitual puede mejorar su desarrollo psicológico, cognitivo, emocional y social. Además, los agradables aromas familiares mejoran el estado de ánimo de los bebés y su nivel de atención, al tiempo que le relajan. 

Al igual que los masajes, un baño calentito puede ser una oportunidad excelente de preparar a tu bebé para la cama

El agua sola no basta para el baño del bebé

Lavar solo con agua solo elimina el 65 % de la grasa y la suciedad. No elimina las impurezas liposolubles que dejan los pañales y la ropa, que, si no se elimina, pueden degradar la delicada barrera de la piel*. Además, el agua por sí sola puede resecar la piel de tu bebé. Se ha demostrado que el uso repetido del agua, sobre todo cuando es dura o está clorada, causa una pérdida de humedad en las células de la piel que puede irritar o provocar rojeces en la piel del bebé.

Para una limpieza profunda, recomendamos un jabón suave específico para bebés, como Baño Johnson’s® baby Hidratante.

El baño del recién nacido

La mayoría de las comadronas y otros profesionales sanitarios recomiendan bañar a los recién nacidos 2 o 3 veces a la semana y aumentar la frecuencia a medida que el bebé vaya creciendo. Empieza lavando al bebé con una esponja, sin sumergirlo en la bañera, hasta que el muñón umbilical se seque y se caiga y la herida que quede cicatrice.

Aprende cómo asear a tu bebé con una esponja >

Cómo bañar al bebé

La pila de la cocina puede ser un buen lugar para bañar a tu bebé (con el tapón abierto y poniendo en el fondo toallas suaves o un cambiador de espuma); también podrías usar una bañerita pequeña de plástico que introducirás en tu bañera para que puedas coger mejor a tu bebé.

  1. 1.

    Echa solo un poco de agua templada. La temperatura del agua del baño debe estar entre unos 32 y unos 37 grados centígrados. Después de llenar la palangana o la bañerita, asegúrate de remover el agua con tus manos para que no haya partes en las que esté más caliente que en otras.

  2. 2.

    Antes de introducir a tu bebé en el agua, prueba la temperatura del agua en la parte interna de tu muñeca para asegurarte de que no está demasiado caliente.
    ATENCIÓN: Asegúrate de que la temperatura de la caldera de tu hogar no está por encima de los 49 grados centígrados para evitar que se pueda quemar accidentalmente.

  3. 3.

    Pasa un brazo bajo la nuca del bebé para sujetar su cabecita, su cuello y su espalda e introdúcelo en el baño suavemente. Mantén tu brazo bajo su nuca mientras le bañas con el otro brazo.

  4. 4.

    Lava suavemente la zona alrededor de los ojos con una bolita de algodón humedecida en agua limpia templada. Utiliza una bolita de algodón sin usar para cada ojo y limpia siempre desde el borde interior del ojo hacia afuera. Luego, con una toallita suave, limpia la zona alrededor de su boquita, su naricita y toda su cara, yendo desde el centro hacia fuera. Limpia los pliegues de su cuello y no te olvides de lavarle detrás de las orejas.

  5. 5.

    Si tu bebé es muy pequeño, humedece una toallita de bebé con agua templada y utiliza un jabón suave formulado para bebés como el Baño Johnson’s® baby Cuidado Completo. Si tu bebé tiene pelito, podrías probar un champú suave, como el Champú Johnson’s® baby. No tengas miedo de lavar suavemente los puntos blandos en la cabeza de tu bebé (las llamadas fontanelas).

  6. 6.

    Por último, lava la zona del pañal. En las niñas, limpia siempre la zona genital de delante hacia atrás. En los niños, lava suavemente el pene y la zona genital, también de delante hacia atrás, y seca bien. En los niños no circuncidados, cuidado de no tirar hacia atrás del prepucio.

  7. 7.

    Deja que tu bebé disfrute del agua durante un rato. Échale agua por el cuerpo para mantenerle calentito. Cuidado con echarle agua directamente del grifo; la temperatura del agua a veces cambia bruscamente.

  8. 8.

    Para sacarlo del agua, pon tus manos alrededor de su pecho, bajo sus brazos y, sujetándole la cabeza, levántalo y envuélvelo inmediatamente en una toalla.

  9. 9.

    Seca muy bien a tu bebé entre los pliegues porque el exceso de humedad podría provocarle irritaciones en la piel. Si tu hijo tiene la piel seca, no le frotes para secarle y evitarás daños en su piel.

  10. 10.

    Antes de vestirle, aplica una loción hidratante suave para bebés, como la Loción Johnson’s® baby, que es hipoalergénica y su suavidad y delicadeza están clínicamente probadas.

Consejos para el baño del bebé

  • Limpia solo las partes que puedes ver, no introduzcas nunca nada en el interior del conducto auditivo ni de la nariz.
  • Cada bebé es diferente, pero a algunos no les gusta nada que les bañen justo después de la toma. Muchas mamás prefieren bañar al bebé antes de darles la toma.
  • Y recuerda: NUNCA dejes al bebé solo en la bañerita. Ni siquiera un segundo.

El baño es la forma perfecta de crear una separación entre «la hora de jugar» y «la hora de dormir», además de darte la oportunidad de reforzar los lazos con tu bebé. Hasta los días duros pueden parecer algo mejores cuando los terminas envolviendo a tu precioso bebé recién limpito, acurrucadito y calentito, en su mantita, listo para una nana.

Hemos hecho nuestra la obligación de saber todo lo posible sobre los hermosos ojitos de tu bebé.

El Champú Johnson’s® baby, comercializado desde 1953, fue el primer producto especialmente formulado para que fuera tan suave para los ojos del bebé como el agua. Nuestros exclusivos productos Champú Johnson’s® baby y los que contienen la fórmula NO LLORES MÁS® se han concebido para responder a las necesidades específicas de los bebés.

Los conocimientos científicos que respaldan la fórmula NO LLORES MÁS®

*La barrera de la piel es la capa superior de la piel que actúa como una barrera esencial para dejar fuera los agentes irritantes, las bacterias y los alérgenos, protegiendo el cuerpo de las enfermedades. La barrera de la piel de tu bebé es totalmente distinta de la de los adultos y aún está desarrollándose, así que necesita un cuidado especial.

Volver Arriba