Skip to main content

Eccema y piel seca del bebé

Eczema & Dry Skin

El eccema también llamado dermatitis atópica, es un trastorno inflamatorio crónico que llega a afectar al 20% de los bebés. El eccema aparece con frecuencia en bebés que tienen antecedentes de eccema, asma o rinitis alérgica en su familia. Se suelen experimentar temporadas de descamación seguidas por temporadas sin ella o con algunos síntomas. En los bebés, el eccema suele presentarse en forma de un sarpullido rojo, irritado y que pica en la zona de la cara y en el cuero cabelludo. En algunos casos, ciertos alimentos (como la leche de vaca, los huevos, el trigo o las naranjas) pueden desencadenar su aparición.

El eccema del bebé suele aparecer en forma de erupciones en las manos, la cara, el cuello, la parte interna de los codos y la parte trasera de las rodillas, pero puede extenderse a otras zonas. Las erupciones suelen asociarse a un picor intenso (lo que se llama prurito).  Si el eccema no desaparece o se hace más intenso, no dudes en hablar con el pediatra, que determinará si lo que tiene tu bebé es eccema clínico (dermatitis atópica) o piel seca y te dirá cuál es la mejor forma en que puedes tratarlo y cuidarlo. Aquí te damos algunos consejos que te ayudarán a aliviar el eccema así como los problemas de piel extremadamente seca o sensible de tu bebé:

  • Evita lo que creas que puede causarle picores a tu bebé, como el polvo, la hierba, la maleza, las prendas de lana y ciertos jabones, detergentes, suavizantes para la ropa o perfumes. Podría ayudar que llevaras diario en el que anotaras a lo que ha estado expuesto para poder determinar la causa.
  • Dale baños cortos, de no más de 5 o 10 minutos, en agua templada, que no queme.
  • Utiliza limpiadores suaves o champús especiales para bebés con la piel sensible. Sé muy cuidadosa con las zonas más expuestas.
  • Seca su piel después del baño con una toalla suave e inmediatamente después aplica una loción hidratante. No frotes.
  • Hidrata su piel con frecuencia a lo largo del día, especialmente después del baño.
  • Usa una crema emoliente, masajeando suavemente para que penetre en la piel sin frotar.

A pesar de que el eccema del bebé puede ser una afección molesta, sobre todo en los periodos en los que aparecen las escamas, estos trucos te ayudarán a que tu bebé se sienta más cómodo, al tiempo que despiertas su sentido del olfato y del tacto. Si combinas unos olores agradables, como los de las lociones, con tu tacto amoroso, puedas crear en tu pequeño recuerdos perdurables y favorecer el desarrollo de su cerebro.

Volver Arriba