Skip to main content

Consejos para enseñar a los bebés a usar el orinal

Potty Training Tips

No hay una «edad correcta» a la que empezar a enseñar a usar el orinal porque cada niño es diferente. Solo es posible cuando el niño ya es capaz de controlar los músculos del culito y la vejiga. Estos músculos maduran entre los 18 y los 36 meses, por lo que se suele recomendar comenzar a enseñarles cuando ya tengan al menos 2 años.

Elije el momento correcto

Tener el orinal a la vista y a mano en el baño algunos meses antes de empezar a enseñarle a usarlo pueden dar a tu hijo la oportunidad de que se acostumbre a sentarse en él e incluso de que lo utilice de vez en cuando. Aparte de que el niño desarrolle el control de los músculos necesarios, otras señales que pueden indicarte que está listo para empezar son:

  • Puede sentarse solo en el orinal y levantarse de él fácilmente
  • Puede decirte que tiene que hacer pipí o caquita

Tratar de enseñarle antes de que esté preparado podría alargar todo el proceso. Los estudios demuestran que muchos niños a los que se empieza a enseñar antes de los 18 meses no han conseguido dejar completamente los pañales hasta después de los cuatro años, mientras que a los que se empieza a enseñar a los dos años más o menos han aprendido totalmente antes de cumplir tres años.

Cómo empezar

Para empezar el aprendizaje, elije un orinal o un reductor de asiento para el inodoro. A algunos pequeños les gusta la idea de tener su propio orinal, pero otros prefieren usar el inodoro «de los mayores» con un reductor de asiento.

Cuando creas que tu hijo está preparado, explícale que, sin los pañales, tendrá que usar el orinal. Como muchos pañales desechables están diseñados para evitar que el niño se sienta húmedo, puede ser útil usar pañales-braguita de entrenamiento que tienen un forro especial que hará que tu hijo sienta antes la humedad que con un pañal normal. Asegúrate de estar atenta a cualquier signo de dermatitis del pañal.

Pasar de los pañales a la ropa interior

A continuación te indicamos algunas señales de que tu pequeño tal vez esté listo para la ropa interior:

  • Está empezando a sacarse los pantalones y el pañal sin ayuda
  • Siente cuando tiene ganas de hacer pipí o caquita (aunque está usando pañal) y te avisa
  • Te ha visto a ti o a otros familiares usar el inodoro
  • Se sienta en el orinal y trata de usarlo, por ejemplo, antes de su baño de la noche

Cuando compruebes que tu hijo sabe lo que tendrá que hacer si le quitas el pañal, podrás decidir dar el siguiente paso: ponerle ropa interior. Puedes convertirlo en una ocasión especial, explicándole que ahora va a llevar la ropa que se ponen los «niños grandes» y pidiéndole que te ayude a escoger algunos pares.

Establecer una rutina

Tendrás que recordar regularmente a tu pequeño que tal vez tenga que ir al baño y usar el orinal. No le sientes en el orinal si no te lo pide; si lo haces, no conseguirás que establezca por sí mismo la relación entre tener ganas y usar el orinal. Alaba sus esfuerzos y éxitos y, si se producen «accidentes», recuérdale con delicadeza para que sirve el orinal, cámbiale y no armes un alboroto. Reaccionar negativamente puede hacer que esté resentido y dejarlo menos predispuesto a intentarlo de nuevo.

Usar el orinal durante los viajes

Es todo un desafío enseñar al niño a usar el orinal cuando estás de viaje, pero es posible. Pide a tu pequeño que use el orinal justo antes de salir de casa y asegúrate de localizar un baño en cuanto llegues a dónde estés dirigiéndote. Trata de mantener buenos hábitos de higiene incluso durante el viaje, llevando un limpiador suave como Johnson’s® baby Baño Hidratante. Para los viajes muy largos, sin baños a la vista, tal vez prefieras usar un pañal para evitar accidentes.

Finalmente, merece la pena recordar que cada niño se desarrolla a un ritmo diferente y que la paciencia es fundamental. Si no tratas de acelerar esta fase y le vas enseñando a su ritmo, terminarás enseñándole también que aprender nuevas habilidades es divertido y una oportunidad de crecimiento, y esa es una gran lección en la vida. 

Volver Arriba